miércoles, 26 de julio de 2017

Se llama B



Se llama B y tiene 2 años recién cumplidos. Él no lo sabe pero está a punto de emprender el viaje de su vida, el que le va a llevar a tener una familia gracias a la generosidad de una pareja muy especial. Cuando rendirse no es una opción no hay nada que pueda con quien tiene una determinación, y así han luchado ellos durante 6 largos años, desde que la naturaleza caprichosa se resistía a darles un hijo, entonces ellos decidieron darle unos padres a un niño. B estaba aún lejos de existir, pero ellos ya lo querían con todo su corazón. 6 largos años de ilusión y desilusión, de decepciones continuadas, de esfuerzo económico, de dolor en el alma. 

Y yo vuelvo a pensar en la polémica de los vientres de alquiler ("maternidad subrogada" dice el eufemismo), ¿cómo va a estar eso bien? Bien está darle futuro a un niño que está solo en el mundo, bien está que te dé igual si lleva tus genes o no porque tú lo vas a querer como si lo hubieras parido -o más según con quién comparemos-, bien está aceptar lo que la naturaleza te ha dado y dar vida a quien ya la tiene pero no la puede disfrutar plenamente. Bien está ser capaces de resistir 6 largos años a la nefasta gestión del sistema de adopción internacional, a las corruptelas, los chantajes, y la presión emocional. Es tremendamente injusto y doloroso no poder tener hijos, pero la solución no es regular el tema de los vientres de alquiler y traer niños al mundo a costa de la explotación de mujeres sin recursos (lo del altruismo me vais a perdonar pero será un caso de cada cien, si eso), la solución pasa por mejorar los sistemas de adopción, tanto nacionales como internacionales, y que los niños que ya están en el mundo tengan todos una oportunidad.

B aún no lo sabe, pero tiene unos padres maravillosos, muy pronto lo descubrirá. Y aquí nos quedamos esperándole una legión de familiares y amigos con el corazón agradecido a esos padres por su lucha, por su generosidad, por su perseverancia. Con ellos hemos aprendido tanto... y ahora nos traen a nuestras vidas el regalo de esta otra vida que tanto nos va a aportar. Gracias B porque antes de conocerte ya nos haces felices a muchos, sobre todo a ellos, que tanto se lo merecen. Y GRACIAS queridos padres de B, por enseñarnos que por la vida no se pasa de puntillas, se pasa pisando fuerte, luchando por tus sueños, y sembrando buenas semillas. Ahora vais a recoger la más bonita de todas. 



4 comentarios:

  1. Podría decir muchas cosas, y todas esas están en este post. Has hecho mío "este ratito pa mi" ��������

    ResponderEliminar
  2. Todos tus ratitos me gustan mucho pero este me ha emocionado de una forma especial... No dejes de hacerlo nunca.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Preciosas palabras y preciosa la "ecografía", que habla de la madre Tierra y África, ese continente tan lleno de maravillas y de gente maravillosa, tan lleno de sufrimiento y de injusticia, el continente super-explotado... Enhorabuena a B, cuya carita dulce y alegre se iluminará aun más dentro de pocos días cuando de repente sienta cómo se refleja en ella el amor de su mamá y su papá. Enhorabuena a los padres de B, y a esa legión de familiares y amigos en la que de algún modo también me siento incluida. Enhorabuena a María, que en medio de los super-agobios de madre-joven-con-dos-acaparadores-de-tiempo sabe encontrar ratitos para compartir con todos nosotros sus sentimientos, emociones, alegrías, ideas. Y enhorabuena a mí, por todo lo anterior y porque ya sonrío imaginando las futuras fotos de B y Javi, esos dos grandes amigos...

    ResponderEliminar